Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 1ª Juan 1:9

No sabemos que habría sucedido en el huerto del Edén si el hombre antes de ser expulsado de la presencia de Dios hubiera confesado su pecado con lágrimas en sus ojos y arrepentimiento en el corazón. Nosotros muchas veces actuamos como Adán, escondiendo y permitiendo el pecado en nuestras vidas.

El pecado es como un cáncer que sin darnos cuenta va avanzando y dañando nuestra vida espiritual. Cuando NO confesamos nuestros pecados sufrimos grandes consecuencias. La salvación comienza justo en el instante que el hombre acude a Cristo en ARREPENTIMIENTO Y FE. Pero nosotros que ahora somos sus hijos también debemos ser humildes y sensibles para reconocer nuestros pecados.

Dios SIEMPRE te va a perdonar hagas lo que hagas. Su misericordia y fidelidad son impresionantes. Dios nos perdona todos nuestros pecados, nos limpia por medio de la sangre de Cristo y nos abraza como un Padre amoroso. No dejes absolutamente nada en tu interior, disfruta de su GRACIA INMERECIDA y no permitas que el Diablo te engañe o te introduzca en el terreno de la decadencia espiritual. Disfruta de la libertad a la que hemos sido llamados y no olvides que “no hay condenación para los que estamos en Cristo Jesús”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad