“Y hacia que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre” Apocalipsis 13: 16 y 17

Estos capítulos son difíciles y complejos ya que apocalipsis es un libro que contiene mucha simbología por ese motivo no lo podemos interpretar de manera literal, sino que debemos realizar un correcto estudio. Tras la bestia y el deseo de querer marcar a todos los habitantes de la tierra veo como al final de los tiempos se tratará de presionar a las personas para que adoren a un sistema gobernado por el “Anti Dios”.
Recuerdo que durante años tenía muchísimo miedo a la posibilidad de ser marcado por el diablo, todos hemos visto o escuchado muchas cosas con respecto a la marca. Pero lo más importante y con lo que quiero terminar este pensamiento es recordándote que muchos de nosotros ya estamos marcados.

Estamos marcados por el hermoso y poderoso Espíritu Santo. Aquellos que tenemos en nuestras vidas al Espíritu de Dios no tenemos que tener ningún tipo de temor a la bestia, al dragón ni a la marca. Somos hijos de Dios y nada ni nadie nos podrá separar de su amor.

Lee apocalipsis con gozo, seguridad y sobre todo paz en tu corazón. Cristo te lleva marcado y esculpido en la palma de su mano, somos del Señor y pase lo que pase tenemos la confianza, la certeza y la convicción que llegaremos hasta la casa de nuestro Padre Celestial.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad