“Después de esto oi una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro” Apocalipsis 19:1

Este versículo comienza diciendo: “después de esto”. Que alegría saber que la historia no termina de esta manera, qué maravilla es saber que en la tierra se oye el clamor de la aflicción, pero en el cielo se escucha el clamor de la adoración.

Hay una gran multitud que clama, celebra y canta ¡Aleluya! (Alabado sea el Señor). La multitud de los redimidos adorarán agradecidos a Dios por todas sus misericordias y por la Gracia de la Salvación. ¿Cómo será ese momento en el que todo el pueblo de Dios nos encontremos delante de su presencia?

En medio del caos y de las noticias tan tristes y terribles que escuchamos y vemos todos los días, no podemos olvidar y perder de vista las escenas tan preciosas que nos describen los últimos capítulos de este libro. Alza tu mirada hacia la eternidad, dale rienda suelta a tu imaginación y deja que el gozo del Señor inunde tu corazón al saber que dentro de muy poco junto con el resto de la multitud estaremos adorando a nuestro Salvador.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad