“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” Apocalipsis 3:22

Estas palabras son la conclusión de cada una de las cartas que recibieron las siete iglesias del Apocalipsis. Es el énfasis que el Espíritu Santo recordaba a cada uno de los lectores. La Biblia también nos dice que “no seamos oidores sino hacedores”; Dios desea siempre que obedezcamos y pongamos en práctica sus consejos, advertencias y exhortaciones.

No podemos salir cada domingo después de escuchar la palabra de Dios hablando como aquellos que salen del cine: “me ha encantado, no me ha gustado, ha sido larga, corta, interesante o aburrida”. Tenemos que saber que cada vez que la Biblia se abre para ser interpretada y aplicada nosotros debemos atender y obedecer todo cuanto Dios nos diga.

Si eres un verdadero cristiano, si has nacido de nuevo y eres Hijo de Dios, debes escuchar cada predicación no tan solo con los oídos físicos sino con los oídos espirituales. Te animo a tener la costumbre de anotar los domingos lo que Dios te hablé por medio de su Palabra. Medita durante la semana en lo que el Señor te haya dicho y trata de poner en práctica absolutamente todo lo que Dios te diga por medio de su santa y perfecta palabra. Solo de esta manera podremos agradar al Señor y crecer en madurez espiritual.