¡Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino. Tu nombre es como ungüento derramado. Atráeme; en pos de ti correremos. El rey me ha metido en sus cámaras; Nos gozaremos y alegraremos en ti; nos acordaremos de tus amores más que del vino; con razón te aman. Cantares 1:2-4

Para poder entender y disfrutar del mensaje que ofrece el libro de Cantares no podemos olvidar que tras la apasionada historia de amor se encuentra la relación entre Cristo y su amada que es “La Iglesia”.

Mi deseo por medio de estos devocionales es que nuestro corazón se enamore profundamente de Cristo. Le pido al Espíritu Santo que nos permita contemplar la belleza de nuestro amado para que podamos correr en pos de él. El amor de Jesús es mejor que todos los vinos y los placeres que este mundo nos puede ofrecer.

El cristianismo “No es una RELIGIÓN sino una RELACIÓN” y yo añadiría que es una “relación de amor”. La pregunta que debemos hacernos sería: ¿Estoy enamorado de Cristo? o con el paso del tiempo he perdido mi primer amor.

Deja que el rey te introduzca en sus cámaras, ve a tu habitación secreta y allí derrama tu alma delante del Señor para que su presencia conquiste tu vida. Estoy convencido que Dios desea regalarnos experiencias auténticas y genuinas, él nos anhela y nos está esperando para abrazarnos y amarnos.

Gózate y alégrate contemplando al único que te ha amado con un amor Eterno, al que pensó en tí desde antes de la fundación del mundo, al que se abrazo a una cruz para tenerte y al que viene pronto para llevarte. Acuérdate de todo lo que hizo y deja que tu amor por Cristo se revolucione.