Yo soy de mi amado, y mi amado es mío. Cantares 6:3

Esta es una expresión que se repite a lo largo de todo el libro de Cantares. Una frase realmente preciosa que tiene varias enseñanzas. Cada uno de los amantes le corresponde al otro, son propiedad el uno del otro, el amor los ha unido de tal manera que prácticamente son uno.

Al igual que sucede con el matrimonio que “no son ya más dos”, la unión de Cristo y su iglesia es Eterna, él redimió y compró a su amada en la cruz del calvario, ya nada ni nadie nos podrá separar del amor de Dios. Como dice la Biblia “somos del Señor” pero también él es nuestro porque él se ha entregado por completo a su Iglesia.

Saber que somos UNO con Cristo es la mejor noticia que puedo recordarte en esta mañana. Entender que tenemos un dueño amoroso que nos ama y que jamás nos dejará, nos ofrece la paz y la seguridad que tanto busca y anhelan las personas de este mundo.

Nuestra salvación esta completamente segura en las manos de aquel que nos lleva esculpidos en sus manos. No hay historia de amor más espectacular que la historia del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. No se como amanece hoy para ti, tampoco se las circunstancias que tienes sobre tus hombros ni cómo se presentará este nuevo día, pero hay algo que si se y que te puede ayudar: “Nuestro amado es nuestro y nosotros somos suyos”

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad