“En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis” Deuteronomio 13:4

Por medio de este versículo podemos ver en qué consiste la vida de un verdadero creyente. Todo hijo de Dios y discípulo de Jesús hará todo lo posible por poner en práctica los seis verbos activos que se ofrecen en este pasaje.

Debemos ANDAR en todo momento tras las hermosas huellas del Señor.
Tenemos que TEMER solo a Dios y no a los hombres.
Es importante GUARDAR en lo más profundo de nuestro corazón su Palabra.
Necesitamos ESCUCHAR la voz del Señor en todo momento.
El sentido de nuestra vida es SERVIR a Dios con nuestros dones y talentos.
El cristiano es aquel que SIGUE a Cristo hasta el final.

Trata por todos los medios de analizar tu vida a la luz de estos seis verbos. Mira que estás haciendo bien y en qué área debes trabajar y esforzarte un poco más. Si logramos caminar bajo estos principios podremos disfrutar del gozo y de la plenitud que tenemos en el Señor. Este es el verdadero sentido y propósito de nuestra existencia. Es en este terreno donde encontramos nuestra verdadera identidad y la felicidad eterna para nuestras almas.