“Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará” Deuteronomio 31:6

Nos encontramos ante la despedida de Moisés. El anciano líder de 120 años le comunicó a todo el pueblo que finalmente Dios había decidido que Él no entraría a conquistar la Tierra Prometida. En su lugar continuaría liderando Josué, pero lo más importante que debían saber cada uno de los israelitas es que el Dios que los rescató de Egipto estaría con ellos en todo momento.

Es muy necesario el liderazgo espiritual en una iglesia y en nuestras vidas, pero algo que debemos saber y ser muy conscientes es que los hombres van y vienen, los pastores pueden fallarte porque son hombres, marcharse por algún motivo o incluso fallecer. Lo más importante es que cada creyente confíe y dependa del Señor. Es Dios el que nunca nos dejará, es Dios el que camina con nosotros en cada paso que damos, es Dios el que nos cuida y nos sostiene. El mismo Dios que te rescató del mundo es el que te llevará hasta la eternidad con Cristo.

Esfuérzate en todo momento, ten ánimo en medio de todas tus circunstancias y no tengas miedo del presente ni del futuro porque Dios está a tu lado. Dios es el único en el mundo que ha prometido y cumplirá estar siempre a tu lado y no desampararte jamás. Bendice, apoya, honra y ora por cada uno de los líderes espirituales que el Señor levanta para cuidar y guiar a su pueblo, pero no olvides que ellos son hombres y los hombres pasan, se equivocan y fallan. Por ese motivo tu mirada debe estar única y exclusivamente puesta en el Señor.