En todo tiempo sean blancos tus vestidos. Eclesiastés 9:8

En la Biblia cuando se menciona los vestidos del cristiano hace referencia a la santidad que todos debemos tener. Como muchos sabemos, la iglesia representa a la novia de Cristo, la cual debe cuidar y guardar sus vestidos para, cuando llegue su amado, estar impecable.

De la misma manera que hoy día ninguna novia se metería en el fango o se presentaría delante del novio con manchas en sus vestidos, nosotros tampoco podemos coquetear con el mundo ni mancharnos con el pecado porque nuestro amado ya viene de camino y prácticamente está a las puertas.

Sigamos cuidando y protegiendo nuestros vestidos de todo aquello que trata de mancharnos. Recuerda que “sin santidad nadie verá al Señor”.