“Y asolaron los judíos a todos sus enemigos a filo de espada, y con mortandad y destrucción, e hicieron con sus enemigos como quisieron” Ester 9:5

Al final del libro de Ester podemos ver como aquellos que iban a ser destruidos y exterminados ahora por el contrario terminaron conquistando y venciendo a todos sus enemigos. Los judíos pasaron de estar en peligro de muerte, a vivir con paz, poder y seguridad. Algo muy claro y evidente es que el pueblo de Israel siempre obtenía la victoria porque Dios estaba con ellos.

Hoy día en pleno siglo XXI el pueblo de Dios que es su iglesia continúa sufriendo la opresión, la burla, el rechazo y la persecución de muchos enemigos. El diablo desea acabar con cada uno de los seguidores de Jesús. Los cristianos han sido asesinados a lo largo de la historia y ahora más que nunca la sangre de los misioneros es derramada en muchos países. Con el paso del tiempo la persecución y el sufrimiento ira creciendo y aumentando, pero debemos confiar siempre en el Todopoderoso.

Dios continúa estando y cuidando de su pueblo espiritual, Él no abandonará jamás a su iglesia y al igual que los judíos en los tiempos de Ester, los cristianos venceremos y conquistaremos a todos nuestros enemigos. Recuerda que Dios nos ha puesto por cabeza y no por cola, tú y yo somos más que vencedores en Cristo. Jesús ha obtenido la victoria sobre todos nuestros enemigos en la cruz del calvario y como muestra el libro de Apocalipsis al final la iglesia que es el pueblo de Dios obtendrá la victoria y disfrutará de una gloriosa eternidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad