Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nisi. Éxodo 17:15

Este capitulo pareciera una de las impresionantes escenas que se muestran en las películas medievales. Israel estaba luchando contra Amalec. Todos hacían su parte, el pueblo peleaba en el valle con las espadas, en la montaña Moisés intercedía al Señor mientras que Aarón y Hur sostenían sus brazos cansados.

En ocasiones para superar algunas guerras espirituales, circunstancias adversas o terribles enemigos que se presentaran a lo largo del desierto necesitaremos pelear unidos como un solo pueblo. Todos tenemos que realizar nuestra parte, unos en el campo de batalla, otros intercediendo y algunos sosteniendo a los lideres de la congregación. Cada uno de los creyentes hace su parte y finalmente siempre confiamos que es nuestro Dios el que obtiene la victoria.

No olvidemos jamás que en la cruz del calvario se encuentra el ALTAR que nos recuerda como Cristo ha vencido al diablo, al pecado, a la muerte y a cada uno de nuestros enemigos. Mientras estemos a este lado de la eternidad nos tocara luchar y pelear junto al resto de nuestros hermanos en la Fe. Todos nos encontramos en el valle de este mundo luchando y sufriendo, pero en medio del dolor y de la agonía mira siempre hacia la montaña donde podrás ver a Cristo levantando sus manos e intercediendo constantemente por tu vida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad