No tendrás dioses ajenos delante de mí. Éxodo 20:3

Nos encontramos ante las primeras palabras del famoso decálogo conocido también como “Los 10 mandamientos”. Es realmente importante y necesario meditar con seriedad sobre cada uno de estos puntos porque tras ellos se encuentra la voluntad de Dios para los seres humanos. Si guardáramos en nuestros corazones y pusiéramos en practica estos mandamientos seriamos realmente felices y tendríamos un mundo mucho más hermoso y justo.

Estas el sistema del Reino de los cielos, es el ORDEN que requiere nuestro mundo, es la justicia y el equilibrio que necesitan las personas los países y los gobiernos. Es asombroso ver cuanta sabiduría existe detrás de estos mandamientos. Si los pusiéramos por obra obtendríamos paz y gozo a nivel personal, tendríamos la justicia social que tanto anhelamos, nuestras relaciones con el prójimo serían estables y de calidad, y lo más importante, podríamos sentir la presencia, la cercanía y la amistad con el Dios Creador.

En un mundo cada vez más oscuro, lleno de violencia y de maldad, en una sociedad donde ya no existen los valores, donde la ética esta desapareciendo y a lo malo se le llama bueno, es hora de volvernos hacía Dios, arrepentirnos por nuestra desobediencia y rebeldía y estar dispuestos a poner en practica cada uno de los mandamientos, solo haciendo esto hallaremos la verdadera felicidad y podremos Glorificar al único Dios verdadero.