Y él dijo: Mañana Éxodo 8:10

Esta es la respuesta más estúpida y absurda que he encontrado en todas las Escrituras: “MAÑANA”. Dios había enviado una terrible plaga de ranas sobre Egipto y la casa de Faraón, ¿te lo puedes imaginar? Ranas en la calle, en el salón, en el baño, en la cama… Ranas, ranas y muchas más ranas. En el momento que Moisés le preguntó a Faraón cuando quería que orara a Dios para que las ranas desaparecieran, ¿sabes cual fue su respuesta? “MAÑANA”.

Hay que ser muy necio para desear que te quiten el mal, la calamidad y aquello que te sobra: “MAÑANA”. Esta respuesta me recuerda lo estúpido, lo necio y lo ciego que somos también los seres humanos. Nos encanta vivir entre ranas, son muchas las personas que viven cada día esclavos y prisioneros del pecado, de vicios, de malos pensamientos y actitudes. Dios puede hacernos libre de todo, pero nosotros respondemos “MAÑANA”.

Es realmente triste saber que los incrédulos viven rodeados de ranas, pero sinceramente lo que más tristeza me produce es ver a los hijos de Dios paseando, cuidando y alimentando a sus ranas. En ocasiones podemos acostumbrarnos a pequeñas ranas que nos dañan y nos perjudican, Dios desea ofrecernos libertad y plenitud, pero a veces también respondemos “MAÑANA”.

HOY es día de Salvación para ti, HOY es día de libertad, HOY es día de restauración, HOY es el día para adorar, HOY es el día para sacar todas las ranas que están en lo más profundo de tu corazón. HOY puedes cantar una nueva canción, HOY puedes disfrutar de la compañía, de la presencia y de la dulce voz de Dios. HOY puedes conocer a la persona de Jesús. Como bien dice un refrán “no dejes para MAÑANA lo que puedas hacer hoy”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad