Entonces Isaac llamó a Jacob, y lo bendijo, y le mandó diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán. Génesis 28:1

Al igual que hizo Abraham con su siervo cuando tuvo que buscar mujer para su hijo, Isaac también aconsejó a Jacob con quien NO debía unirse sentimentalmente. La Biblia es MUY CLARA con respecto a quien NO debemos unirnos en una relación. Dios NO QUIERE que unamos nuestras vidas con los incrédulos porque él sabe que esa relación no disfrutará jamás de la plenitud para la que fue creado y diseñado el matrimonio.

Este asunto es más trascendental de lo que nos podemos imaginar, la decisión de unirme con otra persona es la decisión más importante que debemos tomar. El Señor es muy claro con este tema porque él sabe perfectamente que nuestro corazón es nuestro peor enemigo. El corazón se ciega completamente cuando nos enamoramos y nos engaña haciéndonos creer que estamos andando en el camino correcto.

Jamás podemos olvidar que cuando Dios nos dice en su palabra “NO HAGAS ESTO” es porque Él nos ama profundamente y desea nuestra plena felicidad. El diablo e incluso tus propios pensamientos te harán dudar de la voz y del consejo del Señor, como hizo la serpiente con Adán en el huerto del Edén. Por ese motivo debemos ser muy radicales y anclarnos en todo momento en la Palabra de Dios para obedecer al 100% su voluntad la cual siempre es Buena, Agradable y Perfecta.