Y emparentad con nosotros; dadnos vuestras hijas, y tomad vosotros las nuestras. Génesis 34:9

Tras la historia y la consecuencia final que sucedió en la relación entre Siquem heveo y Dina la hija de Jacob y de Lea podemos ver una vez más la importancia tan grande que tiene unirte con una persona. Dios es MUY claro y MUY radical en cuanto a la unión de un hombre y una mujer; ambos deben ser temerosos, creyentes y nacidos de nuevo para que la relación de noviazgo y finalmente del matrimonio cumplan el verdadero propósito de la unión que no es otra que la de Servir y Glorificar a Dios juntos.

Tristemente lo que nos sucede es que todas las cosas las vemos bajo el prisma y las lentes que nos han sido puestas por nuestra sociedad. Nuestra mente a la hora de decidir temas importantes esta saturada de pensamientos anti bíblicos, somos influenciados y presionados por el sistema pecaminoso de este mundo por ese motivo la gran mayoría de las veces decidimos y actuamos dejándonos llevar por los impulsos engañosos de nuestro corazón.

Creer y Confiar en Dios no consiste solo en creer en su existencia, Creer y Confiar en Dios es más bien obedecer lo que Dios dice por medio de su palabra. Si deseamos agradar a Dios entonces debemos confiar en su palabra y creer que solo en ella se encuentra el máximo bien para nuestras vidas.

Une tu corazón solo a una persona que sea temerosa del Señor, recuerda que cuando la pompa de las emociones explote que por cierto más tarde o más temprano siempre explotará deberás caminar y estar unido hasta que la muerte te separe. Elige y decide con la Biblia en la mano con quien vas a unir tu alma para ser UNO por siempre, ésta es sin lugar a dudas la decisión más importante de tu vida así que mi consejo más valioso sería: ESCUCHA, CONFIA y OBEDECE solo a la voz del Señor revelada en su palabra.