Y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado. Génesis 35:3

Algo que todos debemos hacer a lo largo de nuestro peregrinaje por este mundo es detenernos para mirar hacia atrás y ver Dios siempre ha estado con nosotros. Jacob hizo esto al llegar a Bet-el y ese lugar paso a ser un sitio muy especial tanto para él como para las siguientes generaciones.

Debemos levantar un altar de adoración cada día de nuestras vidas, es necesario que tengas como habito un tiempo de devocional donde puedas disfrutar en quietud de la hermosa presencia de Dios. No olvidemos nunca como el Señor nos respondió en el día de nuestra angustia, él ha estado a nuestro lado sosteniéndonos en los momentos de mayor dificultad. Él es el medico que sana todas nuestras heridas y el psicólogo que abraza y ofrece paz a nuestras almas.

Finalmente no podemos olvidar y debemos ser muy conscientes que el Señor SIEMPRE camina a nuestro lado, el Dios invisible esta cerca de ti las 24 horas del día. El nos ha acompañado a lo largo de todo nuestro camino. “Su presencia irá con nosotros y nos dará descansó; no se dormirá el que nos guarda, estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, él jamás nos dejará y nunca nos abandonará…”

Es realmente increíble entender que el Dios Eterno y Creador del mundo, aquel que es Omnisciente y habita en todo lugar a la vez, en este preciso instante se encuentra a tu lado, e incluso en lo más profundo de tu interior gracias a la maravillosa persona del Espíritu Santo.  Como ves tienes miles de motivos y razones para levantar un altar diario y ofrecer tu mejor adoración.