El hambre era grande en la tierra; Génesis 43:1

Fue la necesidad lo que Dios utilizó en su providencia para cerrar el ciclo en la vida de José y para que toda su familia nuevamente estuviera unida después de tantos años de dolor. En este día me gustaría que pudieras reflexionar en algo sobre lo que muy pocas veces solemos meditar con seriedad: “El hambre”.

La Biblia nos dice que había una gran hambre en la tierra. Han pasado miles de años y desgraciadamente esa gran hambre continúa estando presente en el mundo. Dios creó el planeta tierra como un hermoso lugar para que las personas pudieran estar seguras, recrearse y disfrutar del placer y los sabores de la comida. Pero el pecado lo ha dañado absolutamente todo y además ha traído una gran escasez y hambre a lo largo de los siglos.

A veces no somos conscientes de esta terrible realidad porque seguro que ahora mismo mientras continúas leyendo este devocional, cerca de ti tienes alimentos y bebida. Pero debes saber que en este preciso instante existen miles y millones de personas que están pasando una gran necesidad.

Quiero animarte a ser intencional y actuar con respecto a este asunto tan importante. Es cierto que tu y yo no podemos quitar el hambre del mundo, pero podemos hacer muchísimas cosas practicas que ayuden con esta realidad. (No derroches ni tires los alimentos, trata de bendecir en la medida de tus posibilidades a las personas que tienen algún tipo de necesidad básica, colabora con proyectos humanitarios, huye de la gula y del deseo pecaminoso de comer por comer, valora de corazón todo lo que tienes, trata por todos los medios de orar con sinceridad y agradecimiento cada vez que te sientes a comer… etc.) Recuerda, cuando Cristo regrese nunca más habrá necesidad.