Te ruego, por tanto, que quede ahora tu siervo en lugar del joven por siervo de mi señor, y que el joven vaya con sus hermanos. Génesis 44:33

José realizó una estrategia para asegurarse que su herman06o menor quedaba como prisionero, pero el corazón de Judá fue movido para interceder por la vida del pequeño Benjamín. Judá solicitó ocupar el lugar del supuesto “culpable” para que éste pudiera ser libre. Tras esta acción vemos un hermoso gesto de Amor y a la vez de Sacrificio.

Esta escena me recuerda precisamente a la obra que Cristo ha realizado por los suyos. De la misma manera Jesús nuestro hermano Mayor ocupó voluntariamente nuestra posición para que cada uno de nosotros fuésemos libres por una eternidad. Cristo en la Cruz del calvario expió todos nuestros pecados, por medio de su perfecta vida de obediencia nos justificó delante del Padre y a través de su hermosa y bendita sangre nos redimió para siempre, ya no hay ninguna condenación para todos aquellos que estamos en Cristo.

En la Cruz del Calvario, Dios Padre trató a Dios Hijo como si hubiera llevado nuestra vida, para tratarnos a nosotros como si hubiéramos llevado la suya. Este es el mayor Sacrificio y el mayor Amor que jamás alguien ha realizado. En la cruz el justo murió por los injustos, el inocente por los culpables, el santo por los pecadores, el bueno por los malos. No olvides, medita y comparte cada día el glorioso mensaje del Evangelio.