Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. Hebreos 6:10

Que hermoso es saber que Dios tiene en cuenta todo lo que hacemos por su obra y por amor a las personas. No hay nada que se escape de su atenta mirada. El mayor privilegio que tiene el ser humano es servir al Rey de Reyes.

Permíteme que en este momento te haga una pregunta muy directa e importante: ¿estás sirviendo al Señor, a su iglesia y a tus hermanos? Por favor te pido que medites seriamente en lo que estás haciendo con el tiempo, los dones, capacidades y recursos que Dios te ha entregado. Todo cuanto recibimos y tenemos es para que lo invirtamos en otros. HUYE de la indiferencia, de la religiosidad y del egocentrismo que trata de anclarnos.

No hay nada más triste y más vacío que vivir para uno mismo. Esfuérzate y sacrifica todo lo que sea necesario, pero mientras tengas fuerzas y pulso en tu corazón no dejes de invertir tu vida en el Reino de Dios y en las personas. Recuerda que cuando estemos delante del Señor todos rendiremos cuenta de nuestro paso por la tierra.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad