Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Hechos 16:25

Hay dos cosas que debemos hacer en momentos de gran dificultad: orar y adorar. Pablo y Silas en la cárcel tenían varias opciones, pero ellos decidieron poner su mirada en el cielo y no en las circunstancias. Esto es fácil de escribir pero difícil de realizar pero es lo que tenemos que hacer para ser librados de la ansiedad.

La soberanía de Dios debe ser siempre nuestra almohada en medio de la tempestad. El Señor está en su trono y él tiene el control de mis prisiones, aflicciones y necesidades. Las personas quedan realmente impactadas cuando nos oyen bendecir a Dios en medio de nuestro caos.

No sé si en este día te sientes como un prisionero en su celda, si alguna situación te tiene profundamente preocupado… sea cual sea el momento que estés atravesando, imita el ejemplo de Pablo y de Silas. Somete tu alma al Señor, derrama tu corazón por medio de la oración y canta aunque no tengas fuerzas. La presencia del Señor te sostendrá y aquellos que te rodean podrán ver el poder del Evangelio en tu vida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad