¿Quién eres Señor? y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Él, temblando y temeroso, dijo: Señor ¿Qué quieres que yo haga? Hechos 9:5 y 6

Estas son las palabras que describen el primer encuentro que Saulo tuvo con Cristo. En este pasaje podemos ver cómo es el proceso de la Salvación. Nosotros, al igual que Saulo, también éramos enemigos de Jesús hasta que él en su misericordia nos salió al encuentro, nos llamó por nombre, nos venció y transformó.

El verdadero cristiano es aquel que reconoce a Jesús como el Salvador pero sobre todo como el SEÑOR de su vida. Si te consideras discípulo de Cristo debes levantarte cada mañana y preguntar en cada momento ¿Qué quieres que yo haga?. Aquél que realiza esta pregunta y está dispuesto a obedecer lo que Dios dice es un auténtico cristiano.

Tras el encuentro con Jesús la vida de Saulo dio un giro de 180°. El que perseguía y mataba a los cristianos comenzó a amar, abrazar y besar a todos sus hermanos, el que asolaba a las iglesias comenzó a fundar nuevas Iglesias, el que odiaba a Jesús dio su vida por Cristo.
Si hemos tenido un encuentro con la maravillosa persona de Jesús en nuestro interior debe producirse un ANTES y un DESPUÉS de Cristo. El evangelio tiene poder y continua transformando vidas. Deja que el Señor siga siendo el Señor de tu corazón.