Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, el está en tu mano; más guarda su vida. Job 2:6

Este versículo parece una verdadera locura. ¿Cómo es posible que Dios esté permitiendo que el mismísimo diablo tenga en sus manos al bueno de Job? De estas palabras podemos extraer enseñanzas y lecciones muy valiosas para nuestras vidas.

Lo primero y más increíble es ver como el diablo se somete y obedece al Señor. Él no puede ir por libre y hacer lo que quiera a los hijos de Dios. No somos conscientes de esta maravillosa noticia, pero constantemente “somos guardados por nuestro Padre”. No hay nada que te vaya a suceder que no esté al control de Dios.

El CREADOR da órdenes, le pone límites y condiciones al diablo. Nunca podemos olvidar, como dijo Martín Lutero, que “el diablo ES el diablo de Dios”. Tristemente son muchos los creyentes y las iglesias que ponen su énfasis en la guerra espiritual y se olvidan cual es nuestra identidad: “Somos Hijos de Dios”. Si alguien desea hacerte daño debería de saber que antes se las tiene que ver con tu Padre Celestial el cual es Todopoderoso.

Las últimas palabras son realmente hermosas: “Guarda su vida” . Si eres alguien que luchas con temores, si tienes miedo a cosas o a que algo te suceda quiero entregarte una gran perla: Tu vida está escondida en Cristo. Nuestras vidas se encuentran en el Señor, solo cuando te crees esto con todo tu corazón es cuando te liberas de todos los temores y pensamientos que tratan de esclavizar tu alma. Disfruta de la libertad y del gozo al que hemos sido llamados. Dios es nuestro Padre y Él SIEMPRE CUIDA DE NOSOTROS.