Rico se acuesta, pero por última vez; abrirá sus ojos y nada tendrá. Job 27:19

Uno de los ídolos más poderosos que suelen conquistar el corazón de las personas es el conocido dios “Mammón”; la Biblia muestra que este dios es el dios que te hace desear la abundancia y la avaricia material.

Todos debemos estar muy atentos para que nuestro corazón no caiga en las redes de este despiadado ídolo. El dinero y el poder es algo que corrompe nuestras vidas. El dinero nos engaña haciéndonos creer que con él tendremos seguridad y encontraremos la alegría que buscan nuestras almas.

Las riquezas son tan inestables que tan solo en un minuto pueden desaparecer. El rico insensato tenía sus graneros llenos pero por la noche la muerte lo visitó y se presentó delante de Dios sin nada en los bolsillos. Piensa un momento en esto: Absolutamente todo lo que tienes cuando Dios te llame a su presencia pasará a ser de otra persona.

Pon tu confianza, tu seguridad y tu alegría solo en aquel que es eterno. Sé sabio y edifica tu vida sobre la persona Jesús.