Quién me volviese como en los meses pasados, como en los días en que Dios me guardaba. Job 29:2

Cuando estamos atravesando dificultades, calamidades y aflicciones solemos mirar hacia atrás para recordar los días en los que teníamos bendición y prosperidad. En medio del túnel del sufrimiento siempre pensamos en la luz que hemos dejado atrás o estamos deseando ver la luz que se encuentra más adelante.

Job en este capítulo recuerda todos los momentos de felicidad que tenía antes de comenzar su intensa prueba. No está mal que recordemos los días pasados, pero no debemos permitir que eso nos produzca tristeza, incredulidad o desánimo.

En medio de la oscuridad podemos mirar hacia atrás pero también debemos continuar mirando hacia adelante, para el hijo de Dios la felicidad siempre se presentará, nuestra prueba tiene una fecha de caducidad. Nunca olvides que los creyentes creemos y afirmamos que “Lo mejor está por venir”.