Se ha cambiado mi arpa en luto, y mi flauta en voz de lamentadores. Job 30:31

Este es uno de los capítulos más tristes de todo este libro. Job está explicando la situación en la que se encuentra donde todo es tristeza, soledad, sufrimiento, llanto, agonía, injusticia…etc.

El sonido y la alegría que producía su arpa ahora se ha cambiado por el color negro del luto. Antes todo el mundo estaba cerca de él buscando la fiesta y la canción, pero ahora aquellos que parecían amigos lo han dejado en el pozo de la soledad. Ya no suena la dulce melodía de la flauta, por el contrario solo se oye el gemir de los falsos lamentadores.

Que terrible es cuando nos toca saborear esta prueba a cada uno de nosotros. En medio de esta situación siempre debemos recordar que el Señor en algún momento aparecerá y cambiará de nuevo nuestro lamento en baile, él quitará nuestra ropa de cilicio y nos vestirá de fiesta.

Si estás atravesando la prueba, levanta tu barbilla hacia la eternidad, contempla a Cristo y deja que el gozo de la Salvación sea la tabla en la que aferrarte en medio de tu tempestad.