El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida. Job 33:4

La vida es el primer regalo de Gracia que el hombre recibe de la mano bondadosa de Dios. La vida es uno de los más grandes y maravillosos misterios que existen. Dios es el único que puede producir la vida y le ha entregado al hombre el regalo y la oportunidad de dar vida.

Nosotros no solo somos materia. A diferencia del resto de la creación y de los animales, Dios nos ha creado con espíritu. Hay una parte inmaterial que es la que se conecta con Dios y la que nos hace entender y creer que somos más que un cuerpo físico.

En el huerto del Edén todo comenzó por medio del “soplo” de Dios. De la misma manera, para que nosotros podamos experimentar el nuevo nacimiento, necesitamos el soplo del Espíritu Santo. ¡Qué privilegio es poder disfrutar cada día de las bendiciones de estar vivo! Pero, especialmente, ¡qué privilegio estar vivo espiritualmente y tener a Dios como nuestro Padre!
Cuida, disfruta y valora la vida física pero, sobre todo, la vida espiritual que jamás terminará.