Si fueres justo, ¿qué le darás a él? ¿o que recibirá de tu mano? Job 35:7

Son muchísimas las personas que piensan y creen que cuando su vida termine y la muerte los visite se podrán presentar delante de la presencia de Dios por medio de sus obras. ¿Qué tiene el hombre depravado para entregarle al Santo de los Santos?, ¿Qué pueden entregar las manos pecadoras al Dios excelso y glorioso? La respuesta es: Absolutamente NADA.

Solo tenemos que estudiar un poco los atributos de Dios y la condición pecaminosa del ser humano para entender que estamos completamente perdidos, que no tenemos y no podemos hacer nada por nosotros mismos para acercarnos y ser aceptados por el Creador del cielo y de la tierra.

En esta mañana si vas a tener unos minutos de oración con el Señor me gustaría que fueras consciente de que eso es sólo posible gracias a la preciosa obra de justificación que ha realizado Cristo por ti. Recuerda que sin Cristo es IMPOSIBLE acercarse a Dios, Él es “el único mediador entre Dios y los hombres”.

Estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, alejados del Padre y sin posibilidad de remediar nuestra situación. Pero Cristo ha pagado por todos nuestros pecados y ahora podemos correr confiadamente hacia el trono de la Gracia. Disfruta, valora y aprovecha tu nueva posición e identidad.