“Más Jehová dijo a Josué: No tengas temor de ellos, porque mañana a esta hora yo entregaré a todos ellos muertos delante de Israel” Josué 11:6

En ocasiones Dios puede darnos una fecha exacta de cuando cumplirá sus promesas, lo hizo en este momento con Josué, lo hizo con Abraham y Sara con el niño que tanto estaban anhelando…etc. Aunque es cierto que la gran mayoría de las veces Dios no suele decirnos ni cómo ni cuándo actuará.

Es precisamente en estos tiempos de incertidumbre donde somos tratados y moldeados por el Señor. La espera en Dios produce paciencia y es un medio que nos permite crecer en nuestra Fe y confianza hacia su Palabra y cada una de sus promesas. Si el Señor te ha prometido algo, jamás dudes ni entierres sus promesas porque a su debido tiempo te garantizo que se cumplirá.

La última y más importante promesa que estamos esperando es el regreso de nuestro amado Señor por su iglesia. Solo el Padre sabe el día y la hora, pero debemos estar alerta guardando nuestros corazones en santidad porque en cualquier momento su venida se hará realidad. Confiemos en Dios, en sus palabras, en sus promesas y sobre todo en sus tiempos, que son perfectos.