Y aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén Judas 24 y 25

Las verdades y promesas que ofrecen estos versículos son realmente bellas y esperanzadoras. No sé cómo lo llevas tú, pero yo me doy cuenta que aún el Señor tiene mucho trabajo que realizar en mi vida. Suelo tropezar y caer en cosas y actitudes que no agradan al Señor por eso estás palabras llenan mi corazón de ánimo, porque sé que Dios es el que me guarda y me guardará para que ninguna caída me aleje de su presencia.

De la misma manera que un padre siempre levanta a su hijo cuando lo ve tropezar, Dios como nuestro Buen Padre SIEMPRE nos levantará por muy grande que sea nuestra caída.

Pero lo más increíble de esta promesa no es sólo que él nos va a levantar sino que además Dios nos a va a presentar y llevar hasta su presencia ¡¡Guau!!; esto es increíble. Nuestra salvación está completamente garantizada por se encuentra en las manos del eterno.

Debido a su infinita misericordia y fidelidad para con nosotros cuando estemos delante del Señor le daremos toda la Gloria SOLO A ÉL. Hermano sigue peleando, esforzándote y corriendo la buena carrera que tenemos por delante sabiendo que si en algún momento tropiezas y caes en la maratón de la Vida tu Padre Celestial te levantará y sostendrá hasta alcanzar la meta.