“Cuando Israel se sintió fuerte, hizo tributario a los cananeos, pero no los echó” Jueces 1:28  

El pueblo de Israel debía eliminar y no tener ningún tipo de trato con aquellos pueblos y naciones paganas, pero a lo largo de la historia una y otra vez cada vez que los israelitas se sentían fuertes y superiores convivían con otros pueblos hasta que con el paso del tiempo siempre terminaban pagando las consecuencias. En ocasiones esos pueblos se rebelaban y otras muchos terminaban desviando sus corazones hacia la idolatría de sus dioses. 

Un famoso versículo nos dice que “aquel que piense estar firme que mire que no caiga”, tenemos que tener mucho cuidado cuando vamos permitiendo ciertas cosas en nuestras vidas que al principio nos parecen inofensivas o que creemos que las controlamos. El diablo es muy astuto, él tratara por todos los medios de poner sus tiendas en nuestro campamento. Él sabe muy bien que poco a poco puede ir apagando y destruyendo nuestra relación con Dios. 

Debemos estar muy atentos para no darle lugar al diablo. No hagas tregua con los cananeos, no dejes que personas o cosas de este mundo te persuadan y termines cediendo a tus convicciones espirituales. Guarda y vigila tu corazón para no deslizarte en la idolatría a los dioses e ídolos de este mundo. Cuidado cuando te sientes fuerte porque ese estado muchas te pueden llevar a confiar en tus propias capacidades y a descuidar tu dependencia con el Señor. No olvides jamás que separados del Señor NADA podemos hacer.