“Considerad esto, tomad consejo, y hablad” Jueces 19:30

La escena que describe el capitulo 19 del libro de los Jueces es realmente atroz. En este capitulo se nos muestra hasta donde puede llegar la maldad y la depravación del ser humano. El hombre y la mujer dominados por el pecado y sin contar con la presencia de Dios pueden realizar autenticas barbaridades. Se que es triste y muy desagradable leer sobre estas cosas en un devocional, pero pienso que es importante y necesario que también seamos conscientes del mal que habita en el interior de las personas.

Nuestros corazones están absolutamente dañados y afectados por el pecado. De dentro del corazón brotan todas nuestras malas acciones e incluso los terribles pensamientos que en ocasiones nos conquistan. Es por ese motivo que necesitamos urgentemente un Rey en nuestras vidas y un salvador que nos libere de las redes del pecado. El único que puede transformar por completo el corazón del ser humana es Jesucristo.

Dios ha prometido transformar nuestro duro e insensible corazón de piedra por un nuevo corazón que nos permite amar a Dios y a nuestro prójimo. Cuando lees el libro de Jueces puedes reconocer la condición en la que te encontrabas antes de conocer a la maravillosa persona de Jesús. Celebra en este día que ahora tienes un nuevo corazón, unos nuevos afectos, cuentas con la mente de Cristo, con el Espíritu Santo morando en tu interior y tienes una nueva identidad. Ya no somos esclavos ni prisioneros del pecado, ahora somos HIJOS DE DIOS.