“Nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornicado; tendrán esto por estatuto perpetuo para todas sus edades” Levítico 17:7

Los israelitas durante varios siglos fueron prisioneros de los egipcios. En esta nación practicaban el politeísmo (la adoración a diversos dioses). Dios habló claramente a su pueblo para que nunca más ofrecieran sacrificio a los ídolos de este mundo. Esto fue un mandamiento para todos los tiempos y las siguientes generaciones.

Debemos entender que toda idolatría es una especie de culto al diablo. La idolatría es una forma de cometer adulterio espiritual. Cuando adoramos y entregamos nuestros sacrificios que en nuestro contexto actual podría ser (dinero, tiempo, energías…) a los diferentes ídolos de este mundo, realmente estamos siendo infieles al Señor.

Dios nos ha librado del Egipto espiritual del que éramos prisioneros, Él ha cambiado nuestro corazón politeísta y ahora nuestra adoración debe ser solo y exclusivamente para nuestro amado Señor y Salvador. Los ídolos de este mundo te ofrecen y te prometen muchas cosas, pero al final te lo quitan todo y te dejan arruinado en la miseria espiritual. Guardemos nuestros corazones de los ídolos y entreguemos nuestras vidas al Dios que nos ha regalado la vida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad