“Guardad, pues, mis mandamientos, y cumplidlos. Yo Jehová” Levítico 22:31

De nada sirve conocer a la perfección las Escrituras, ser un fantástico teólogo y tener clara las principales doctrinas si al final no cumplimos los mandamientos del Señor en nuestras vidas. Podemos caer en el error de tener mucha información bíblica en la mente, pero el corazón estar completamente vacío. Podemos asistir a todas las reuniones, hacer nuestro devocional cada mañana y escuchar muchas predicaciones, pero nuestro carácter no estar moldeado por el Espíritu Santo.

Dios desea que guardemos y atesoremos cada uno de sus mandamientos para que las pongamos por obra. No podemos ser simplemente oidores y no hacedores de la Palabra. Pongamos en práctica TODO aquello que hemos aprendido con el paso de los años. En ocasiones sabemos que tenemos que perdonar, pero no lo hacemos, sabemos que tenemos que dejar los ídolos, pero sin embargo en nuestro corazón tenemos un trono para ellos. Sabemos que debemos honrar a nuestros padres, amar y no ser áspero con nuestra esposa, respetar al marido…etc.

El cristianismo solo funciona cuando decides vivir y obedecer la buena agradable y perfecta voluntad de Dios la cual ha sido revelada a través de su poderosa Palabra. Si deseas ser feliz, tener paz y andar sabiamente hasta llegar a la meta no dejes de guardar y cumplir los mandamientos del Señor.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad