Principio del Evangelio de Jesucristo, hijo de Dios. Marcos 1:1

Con estas breves, pero a la vez profundas palabras comienza el fabuloso Evangelio de Marcos. Por medio de este libro podemos conocer un poco más la grandeza y la belleza de Jesucristo, el Hijo de Dios, el Rey de Reyes que se hizo hombre con el propósito de Servir y Salvar a todos aquellos que se habían perdido. Cristo dejó su trono de Gloria para anunciar el EVANGELIO.

Debemos recordar en todo momento que el Evangelio NO ES un conjunto de normas, de leyes, de prohibiciones o consejos que Dios envía al ser humano desde el cielo, para que este las obedezca y sea aceptado. ¡¡El Evangelio NO ES una religión más!! donde el hombre por medio de sus obras y capacidades trata de obtener el perdón para alcanzar a Dios.

La palabra Evangelio en griego se traduce como «buenas noticias». «La Buena Noticia que ofrece el Evangelio es que Jesucristo el Justo murió por nuestros pecados, se levantó triunfante sobre todos sus enemigos de modo que ahora no hay condenación para aquellos que creen, sino sólo un gozo eterno».

El Evangelio es la Buena Noticia de que Cristo se ha acercado a nosotros y por medio de su vida y su muerte en la cruz del calvario nos ofrece la posibilidad de ser libres de nuestro reino egocéntrico, para disfrutar de la vida, del gozo y de la nueva dinámica que existe en el Reino de Dios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad