He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. Mateo 1:23

Comenzamos un nuevo libro y en esta ocasión vamos a estar reflexionando sobre el Evangelio de Mateo. Quiero destacar este versículo porque en él veo la mejor noticia que ha recibido la humanidad en una sola palabra o nombre: EMANUEL.

El planeta tierra estaría completamente perdido y nuestra eternidad sería terrible si Dios no hubiera decidido hacerse hombre en la persona de Jesús. Emanuel “Dios con nosotros”; no somos conscientes del valor que tiene esta declaración, mis palabras son muy torpes y escasas para explicar todas las implicaciones que tiene este paso de Amor y de Gracia.

Dios decidió mudarse por un tiempo a nuestro diminuto barrio, él se puso las sandalias y caminó por el manicomio donde nosotros vivimos. El Señor dejó la gloria del cielo para venir a buscar, llamar, servir, sufrir, morir y salvar al hombre. El Dios tres veces Santo, el eterno, el creador de todo cuanto existe paseó entre nosotros como si fuese igual que uno de nosotros.

No permitas que estas verdades, que las sabes y conoces desde hace mucho tiempo, dejen de emocionarte. Lucha para no caer en la indiferencia y en la religiosidad evangélica. Dale gracias a Dios de todo corazón por hacerse hombre y venir a salvarte.