Vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa. Mateo 26:7

¿Alguna vez has estado completamente enamorado de alguien? Si tu respuesta es SI entonces creo que podrás entender muy bien el versículo de esta maravillosa historia. El verdadero amor no tiene limites, realiza locuras, supera obstáculos, se entrega, no espera nada a cambio… todo esto fue lo que hizo una mujer que estaba enamorada de la persona de Jesús.

Ella estuvo dispuesta a derramar un perfume que costaba el salario de todo un año de trabajo. Cuando tenemos un encuentro sincero, real y genuino con Cristo, cuando su mirada se cruza con la tuya, cuando él pronuncia tu nombre para salvarte, entonces lo único que puedes y quieres hacer es derramar y entregar tu vida por completa a tu amado Señor.

Cuanto más conozcas a Jesús más te enamorarás de él. Estúdialo, obsérvalo, deja que tu corazón corra apasionado hacía él. No le pongas condiciones, no caigas en el terreno de la religiosidad, simplemente déjate llevar por el AMOR.
Recuerda que el principal mandamiento es “Amaras al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Decide, esfuérzate y lucha por AMAR con todo al que te AMÓ desde la eternidad.