Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 3:2

Este es el mensaje que debemos anunciar y compartir a todas las personas. La buena noticia que ofrece el Evangelio es la llegada de un nuevo Reino que desea conquistar nuestros corazones. El Reino de Dios es un Reino de Amor, de Gozo, de paz, de libertad…etc. Es un Reino completamente diferente al Reino pecaminoso que todos llevamos en nuestro interior.

La consecuencia y a la vez el requisito para poder experimentar la llegada de este Reino es ARREPENTIRNOS de nuestros pecados, de nuestra rebeldía hacia Dios, del Egoísmo y de todas aquellas cosas que nos impiden disfrutar del Señor y de su plenitud. El Arrepentimiento es un giro de 180 grados, es un cambio de dirección que solo será posible si antes tenemos un cambio de corazón.

Es necesario que el Espíritu Santo visite al ser humano porque él es el único que puede traer convicción de pecado. Una vez que somos vencidos, convencidos y convertidos entonces tenemos la capacidad para arrepentirnos de toda nuestra maldad. Luego es nuestra responsabilidad arrepentirnos diariamente de aquellas cosas que hacemos mal delante de la mirada del Señor.

Disfruta, vive y comparte con otros el mensaje más importante que las personas pueden escuchar a este lado de la eternidad.