“Y los que murieron en aquella mortandad fueron catorce mil setecientos, sin los muertos por la rebelión de Coré” Números 16:49

Este es un versículo terrible y muy triste, pero es un versículo que contiene grandes enseñanzas para cada una de nuestras vidas. Cuando la Biblia registra estos acontecimientos debemos detenernos y meditar seriamente en la santidad, el juicio y la ira de Dios. Miles de personas en el pueblo de Israel murieron por criticar, murmurar y rebelarse contra los lideres espirituales. Coré era un destacado levita que junto a un grupo de sus seguidores se rebeló contra el liderazgo de Aarón y Moisés. Debido a este pecado fueron literalmente tragados por la tierra.

Este pasaje nos recuerda la rebelión que realizó Lucifer con miles de ángeles contra el Dios eterno. Debemos CUIDAR y vigilar para que nuestros corazones nunca entren en el terreno de la rebeldía, la critica o la murmuración. Esta historia debe producir en nuestro interior un verdadero deseo de TEMER cada vez más al Señor.

Es realmente importante obedecer a su voluntad la cual ha sido revelada por medio de su Palabra, debemos someternos también a los lideres, pastores y ministerios que el Señor ha elegido para cuidar, enseñar, guiar y exhortar a su iglesia. Huye siempre de la actitud de Coré y de Lucifer y recuerda que la rebeldía siempre produce MUERTE física o espiritual.