“Haz la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas; después serás recogido a tu pueblo” Números 31:2

El Señor le dio la orden a los Israelitas de iniciar la venganza contra el pueblo pagano de Madián. Los madianitas sedujeron a los hombres de Israel a cometer inmoralidad sexual y a ofrecer sacrificios a sus dioses paganos. La Biblia nos recuerda y nos dice claramente en varias ocasiones que la venganza es del Señor, por ese motivo fue Él quien dijo cuando se debía realizar esa venganza contra aquellos que habían sido tropiezo para el pueblo escogido por Dios.

A lo largo de nuestra vida muchas personas nos decepcionaran, nos traicionaran e incluso nos harán mucho daño, pero debemos recordar que no esta en nuestra mano actuar en contra de nuestros enemigos. Es el Dios Soberano el que decide que hacer contra los malvados, mientras tanto ahora gracias al Espíritu Santo que habita en nuestro interior podemos perdonar, amar e incluso bendecir a todos aquellos que se levantan contra nosotros.

Ten cuidado para que en tu corazón no aniden pensamientos y sentimientos de odio, rencor o maldición contra nadie. Deja cada una de tus heridas e injusticias a los pies del Señor y descansa completamente en su soberanía y en sus tiempos. Recuerda que ahora nos encontramos en el periodo de la GRACIA y eso es precisamente lo que debemos pedir, que Dios derrame su mracia y misericordia sobre todos para que transforme los corazones de los malvados.