“Todo el tiempo de su nazareato, será santo para Jehová” Números 6:8

El voto nazareo era cuando una persona de manera voluntaria o debido a un llamamiento realizado por Dios se dedicaba y consagraba por completo para el Señor. En la Biblia conocemos a Samuel, Sansón o Juan el Bautista. Durante el tiempo que durara el pacto debían de abstenerse y evitar en todo momento tomar algo relacionado con el fruto de la vid, no podían cortarse el pelo y jamás podían acercarse o tener contacto con algo que estuviese muerto.

Ahora en Cristo todo verdadero creyente también es un nazareo espiritual, nosotros debemos guardarnos de ciertas cosas para estar consagrados al Señor. El fruto de la vid (el VINO) representa la felicidad y el gozo superficial que siempre te ofrecen los placeres de este mundo. Nuestro corazón no debe buscar ni llenarse con vanidades. Como dijo el apóstol Pablo “No os embriaguéis con vino, sino más bien sed llenos del Espíritu Santo”.

El pelo largo hace referencia a marcar la diferencia en medio de la sociedad caída en la que vivimos. Nosotros debemos tener una manera completamente diferente de pensar, de hablar, de actuar e incluso de vestir. No podemos amoldarnos a los pensamientos de este siglo, tenemos que ir a contra corriente y mostrar nuestra pasión por Dios en todos los detalles.

Finalmente, la muerte hace referencia al pecado. La Biblia enseña una y otra vez que tras el pecado siempre hay muerte física y espiritual. Huyamos del pecado y de todas las tentaciones que tratan de alejarnos del hermoso terreno de la santidad. Recuerda en este día que tienes un llamado sublime, el rey de reyes te ha buscado, elegido y salvado para que seas NAZAREO DE DIOS.