Cada vez que finalizamos un año debemos “Mirar hacia atrás” para ver como la fidelidad de Dios nos ha sostenido durante los 365 días. El desierto de esta vida solo podemos atravesarlo caminando cerca del Dios Eterno. Él jamás nos dejará ni nos abandonará, todas las pruebas que se presentan a lo largo de nuestro recorrido tienen un propósito divino.

Escuchar o Descargar | YouTube