El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas. Proverbios 10:12

Un ejercicio que debemos hacer constantemente es analizar nuestro corazón para asegurarnos que no tenemos ni una pizca de amargura, odio o rencor hacia alguien. Cada uno de nosotros somos muy sensibles y cualquier palabra o actitud puede dañarnos, por ese motivo lo importante es solucionar todas las cosas y no guardar absolutamente nada en nuestro interior.

Cuando no estamos bien con alguna persona en cualquier momento puede surgir un conflicto. Es cierto que alguien te habrá dañado pero también es cierto que tú al igual que yo también hemos dañado a otros. Pero si realmente somos verdaderos cristianos debemos poner en práctica el tema principal del cristianismo que no es otro sino el del Amor.

Solo cuando amas con el amor “ágape”, el amor perfecto que procede solo de Dios puedes cubrir todas las faltas, los errores y el daño que otros te han ocasionado. Estamos llamados a cubrir como Cristo cubrió todos nuestros pecados que por cierto no fueron pocos en la cruz del calvario.

En este día te invito a que hagas algo que al principio será molesto y sobre todo difícil. Guarda silencio para meditar y deja que el Espíritu Santo te recuerde si hay algo que tengas en tu corazón en contra de algún amigo, hermano o familiar. Si un nombre, una escena, palabra o actitud viene a tu mente pídele al Señor que te dé Gracia y Misericordia para cubrir eso que te hicieron. Solo practicando el PERDON seremos verdaderamente LIBRES.