Donde no hay dirección sabía, caerá el pueblo; más en la multitud de consejeros hay seguridad. Proverbios 11:14

El hombre a lo largo de la historia siempre ha tratado de buscar o inventar un instrumento que le ayude a orientarse para encontrar la dirección. La brújula, el mapa y ahora el GPS hacen posible que tengamos una dirección específica y no perdamos el tiempo dando vueltas sin sentido.

De la misma manera el creyente y sobre todo el pueblo de Dios necesita dirección para no caer en errores, para no ser influenciados por los miles de pensamientos que nos ofrece la sociedad y sobre todo para no dejarnos engañar por nuestro propio corazón.

La Biblia es nuestra lámpara, y el Espíritu Santo siempre nos guiará hacia la verdad, pero también es importante y necesario contar con personas dentro de la congregación que sean buenos consejeros.

De manera personal y sobre todo a la hora de tomar decisiones como Iglesia y familia de Dios es bueno escuchar y tener en cuenta la opinión y el consejo de hombres y mujeres que son temerosos de Dios y que tienen conocimiento de la palabra.

Si deseas avanzar siempre hacia Cristo y no sufrir consecuencias por tus decisiones te animamos a rodearte y a buscar buenos consejeros en el Señor.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad