Aplica tu corazón a la enseñanza, y tus oídos a las palabras de sabiduría. Proverbios 23:12

Este es un excelente y sabio consejo. El verdadero discípulo de Cristo tiene que anhelar la enseñanza para adquirir conocimiento, ser más como su Señor y sobre todo hacer siempre la voluntad de Dios. Debemos aprovechar cada oportunidad que tengamos para continuar creciendo, no podemos quedarnos estancados ni tampoco pensar que ya lo sabemos todo.

Nuestro corazón inquieto muchas veces tratará de ir tras las cosas vanas y superficiales de este mundo, pero nosotros debemos disciplinarlo para que ame al Señor y sea transformado por medio del estudio de la palabra.

De la misma manera nuestros oídos también tienen que estar atentos a la voz de la sabiduría y al mensaje que se nos comparta por medio de las Sagradas Escrituras. Inclina tu corazón a la enseñanza, abre tus oídos a la sabiduría y te aseguro que serás muy feliz y que todo te saldrá muy bien.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad