Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará. Proverbios 24:3

Es difícil, realmente difícil construir un buen hogar tal y como está la sociedad en estos momentos. Somos responsables de crear un hogar donde el protagonista sea el Señor, un hogar donde su fundamento siempre sea la palabra de Dios, debemos trabajar para tener un hogar donde se encuentren los valores cristianos y dónde se respire la paz, el gozo y el amor.

El reto es muy muy difícil pero no imposible. Si deseamos tener un buen hogar debemos esforzarnos y trabajar. Para edificar nuestras casas necesitamos contar con la sabiduría del Señor y con la prudencia que siempre ofrece firmeza y estabilidad a las cosas.

Debemos invertir tiempo, energías y todos nuestros esfuerzos en edificar nuestros hogares ya que este es el lugar de nuestro reposo, es en la casa donde deberíamos encontrar la seguridad y la felicidad que falta en este mundo. Además gran parte del futuro de nuestros hijos depende de la estabilidad y del contexto que exista en nuestros hogares.

Por amor a tu alma y a toda tu familia; Levántate deja la pereza y la indiferencia, ponte manos a la obra y edifica tu casa para la Gloria de Dios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad