Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana, y a la inteligencia llama parienta; para que te guarden de la mujer ajena, y de la extraña que ablanda sus palabras. Proverbios 7:4 y 5

Una vez más el libro de proverbios nos advierte de los peligros que hay detrás de hombres y mujeres despiadados a los cuales no les importa destrozar, dividir y arruinar matrimonios y familias enteras.

Hoy el sexo está a la carta y las tentaciones para caer en inmoralidad e infidelidad a nuestras parejas las podemos encontrar en cada esquina. El diablo desea hurtar, matar y destruir el pacto matrimonial que un día hicimos en el altar.

Es importante y necesario que tengamos sabiduría, inteligencia pero sobre todo temor a Dios para no caer ante las intensas maquinaciones del enemigo. Tristemente cada vez son más los matrimonios que se rompen por medio del divorcio.

Hermanos no podemos bajar la guardia ni andar despistados. No pierdas tu vida con pasatiempos inútiles, levántate y pelea por tus hijos, tu matrimonio y por tu familia. Edifica tu hogar sobre la roca y huye de la tentación sexual que llama constantemente a tu puerta. No le demos lugar al diablo y dejemos que el Señor sea el protagonista de nuestra historia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad