“Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte”. Rut 2:12

Rut, a pesar de ser moabita y tener una cultura y unos dioses diferentes, estuvo dispuesta, por amor a su suegra, a vivir en Belén bajo la influencia del judaísmo. En muy poco tiempo comenzó a experimentar la gracia y la provisión de Jehová: el único Dios verdadero.

En ocasiones Dios permite situaciones complicadas en nuestras vidas para que podamos encontrarnos cara a cara con Él. La enfermedad, la pobreza y todas las crisis que pasemos son una verdadera bendición si nos llevan hasta los pies del Señor. Todas las personas cuando tienen un verdadero problema tratan de encontrar refugio en diferentes lugares, pero solo bajo las alas del Señor estaremos realmente seguros y confiados.

Quizás eres o eras como Ruth: con diversos dioses en tu mente y en tu corazón. Espero que en algún momento de tu vida puedas acudir al Dios vivo y real el cual está deseando transformar tu historia para ser el Señor y el Salvador de tu alma. Busca, clama y refúgiate siempre en la presencia del Señor. Solo en ese terreno podrás encontrar gozo, paz y esperanza.