Clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones. Salmo 107:6, 13, 19 y 28

Este mismo versículo se repite hasta en cuatro ocasiones en el mismo salmo. Algo importante quiere Dios recordarnos y decirnos. El cristiano por ser hijo de Dios no se libra de las situaciones difíciles y de las adversidades que se van presentando a lo largo de la vida. Nosotros también experimentamos angustias como el resto de los mortales.

La gran y bendita diferencia es que en medio de nuestra angustia tenemos a alguien a quien clamar y acudir, además tenemos la seguridad que Él nos librará de todas nuestras aflicciones. Si algo está inquietando tu corazón CORRE hacia Dios porque Él esta deseando sostenerte y ayudarte.

Por mucho que dure tu aflicción o incluso aunque tengas una situación complicada en este mundo que no vaya a cambiar tienes que mirar con esperanza porque cuando Cristo regrese o tu acudas a su presencia, por fin seremos completamente libres de todas nuestras aflicciones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad