Mis rodillas están debilitadas a causa del ayuno. Salmo 109:24

En estos momentos el salmista atravesaba una situación realmente complicada, él sabía y reconocía que la solución la encontraría única y exclusivamente en el Señor, por ese motivo desgastó sus rodillas en oración y ayuno.

Debemos aprender de su ejemplo y buscar la solución a todos nuestros problemas de rodillas. Las disciplinas espirituales de la oración y el ayuno tienen más poder del que nosotros podemos imaginar. Es en la presencia de Dios donde debemos luchar, clamar y desgastarnos hasta que las situaciones cambien.

Si estás atravesando una mala racha y a tu alrededor tienes varios problemas sin resolver, te animo a que vayas a tu habitación y a solas delante de Dios puedas postrarte, doblar tus rodillas, clamar y ayunar hasta que el cielo se abra, cuando esto sucede experimentas renovación y sales renovado y fortalecido.