Jehová tiene en el cielo su trono; Sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres. Salmo 11:4

Algo que me sorprende cada vez que viajo en un avión es la enorme visión que tengo sobre todas las cosas. Desde las alturas puedo ver los caminos, las casas, el movimiento de los coches…etc. En alguna ocasión mientras observaba desde la ventanilla he pensado ¿Como nos verá Dios desde su trono en el cielo?

Este pasaje nos recuerda que vivimos delante de un Dios que nos VE y EXAMINA nuestras actitudes, acciones y pensamientos. Esta realidad debe traer y producir un temor santo y reverente al saber que nuestras vidas están siendo examinadas por aquel a quien cada día debemos rendir cuentas.

Nuestro deseo y anhelo debería de ser levantarnos cada mañana y pedirle al Señor que nos ayude a vivir entendiendo que todo lo hacemos delante de él y para él. Esta es la clave para ser libres y felices en el cristianismo, vivir y hacer absolutamente todo delante de la mirada del Dios eterno.

Solo cuando caminamos de esta manera podemos como dijo el Apóstol Pablo comer, beber y hacer todas las cosas para la Gloria de Dios. Sal este día a la calle recordando que hay unos ojos muy especiales que te contemplan, y trata de vivir cada minuto con el propósito de agradar a tu Padre que está en los cielos desde donde te VE.